Por qué las empresas recurren al marketing digital para sobrevivir a COVID-19

En los próximos meses, las empresas dependerán más que nunca de su estrategia digital. Sin querer sonar demasiado alarmista, en muchos casos será el factor decisivo para que superen los difíciles tiempos que se avecinan.

La desaparición casi total y sin precedentes de todos los canales relacionados con los eventos y conferencias en vivo, y las crecientes barreras para los negocios cara a cara, suponen un enorme desafío. La clave para la resistencia es el desarrollo de contingencias continuas para mitigar esta pérdida.

Las empresas B2B, en particular, dependen del circuito anual de ferias y exposiciones para establecer redes y crear relaciones con los clientes. En las industrias que no son digitales, también pueden ser menos sofisticadas en sus estrategias de crecimiento digital y de relaciones con los clientes.

Especialmente para las empresas más pequeñas, acostumbradas a conseguir nuevos clientes a través de referencias de boca en boca o en base a una reputación ganada con esfuerzo, su pérdida está llegando como un shock.

Las empresas más grandes también se encuentran ahora en la posición de haber perdido potencialmente millones a través de eventos cancelados. No recuperarán las horas de tiempo y gastos invertidos en los preparativos para este año, pero los seguros y las flexibles políticas de cancelación les dejarán con un presupuesto de marketing para reasignar.

Es probable que lo digital sea el claro ganador aquí, y las empresas -incluidas las que no tienen ni siquiera una página de Facebook antes- tendrán que pasar al marketing social, al marketing de contenidos, al SEO y a las campañas dirigidas por personas influyentes.

Por supuesto, esto significa que hay oportunidades para tomar, si eres un proveedor B2B en una industria que ha sido lenta en adaptarse al marketing digital. Un factor clave en la resistencia es la adaptabilidad. Si en su sector es habitual salir y conocer a nuevos clientes cara a cara antes de hacer negocios, la adaptación puede significar la apertura de nuevos canales a través de la web o de plataformas de medios sociales en los que se puedan hacer presentaciones y fomentar las relaciones.

En los próximos meses, sus clientes potenciales van a estar menos abiertos a la idea de dejarle entrar por la puerta y estrecharles la mano, y nadie tiene ni idea de cuánto tiempo durará esto y si conducirá a un cambio a largo plazo.

Es el momento de invertir en el online

Estamos en tiempos inciertos, pero con el aumento del trabajo a distancia y un enfoque de colaboración, las empresas están recurriendo a los canales digitales y adoptando la transformación.

En la agencia de agromarketing en la que actualmente trabajo, hemos visto un verdadero pico durante las últimas semanas de empresas que desean crear o actualizar sitios web, lanzar nuevos canales de comercio electrónico y crear campañas de medios sociales centradas en los trabajadores a domicilio y un verdadero enfoque en el uso de influenciadores y SEO para llegar a nuevas audiencias.

El hecho de estar confinados en lugar de estar de viaje en visitas de ventas o en eventos, significa que los vendedores tienen más tiempo para desarrollar estrategias digitales. Esto significa investigar dónde se pueden encontrar sus clientes en línea, y cómo los diferentes enfoques y tácticas podrían impactar en su éxito.

Si su organización anteriormente había realizado esfuerzos simbólicos en los canales digitales porque como muchos otros negocios, había construido sus redes fuera de línea y eso siempre había parecido funcionar, ahora es el momento de volver a examinarlos.

Eso podría ser tan simple como darle a su sitio web y a sus páginas sociales una actualización, o un enfoque más innovador.

Alicia Sanchez

Redactora freelance y profesional del marketing de contenidos. Escribo sobre actualidad y curiosidades.

Deja un comentario